La rueda de la vida

lights-2551274__340

¿Alguna vez te has planteado que no eres del todo feliz pero que no sabes qué necesitarías para serlo? ¿Has entrado en una espiral de pensamientos que ha acabado poniéndote dolor de cabeza y no te ha aclarado nada? ¿Has tenido ganas de salir corriendo, pero como no sabías hacia dónde correr te has quedado en el mismo sitio?

Yo sí.

Y es que puede resultarnos relativamente fácil saber lo que no queremos, lo que no nos gusta, lo que no nos apetece. Pero cuando llega el momento de cambiarlo por lo que sí… nos abruman las posibilidades y nos paralizamos.

Te propongo un juego.

Esta es la rueda de la vida. En cada espacio hay que poner aspectos de tu vida que sean importantes para ti; salud, formación, relaciones de pareja, familia, ocio, trabajo, hogar, desarrollo personal, amigos, economía, amor hacia uno mismo, contribución a la sociedad, espiritualidad, etc. Puedes añadir cualquier cosa que sea importante para ti.

Rueda de la vida

Piensa en qué puntuación le darías en este momento a tu vida, en general; de 0 a 10. Te sugiero que no lo pienses demasiado.

Ahora ve repasando cada uno de los aspectos que has elegido y ponle una puntuación también de 0 a 10. Te invito a que, a la hora de hacer las valoraciones, las hagas en función de lo que tú piensas y crees; de lo que es importante para ti. No te dejes llevar demasiado por las expectativas de los demás o por lo que se supone que es importante. Es tu vida y eres tú quien debe establecer los criterios.

Te voy a plantear unas sugerencias sobre cómo medir estos aspectos de tu vida, pero ya sabes, debes hacerlo como tú lo entiendas.

Salud. Entendida no sólo como ausencia de enfermedad, sino como algo general. ¿Tu cuerpo te sigue cuando lo necesitas? ¿Dispones de la energía necesaria para hacer aquellas cosas que te propones? ¿Sientes que hay vida dentro de ti o más bien sientes que algo se apaga?

Formación. Tus estudios y todo aquello que has aprendido a lo largo de la vida. Ten en cuenta la formación autodidacta; lo que has leído, los cursos que has hecho, las experiencias que te han hecho aprender. Valora todo lo que hace aumentar tus conocimientos en general.

Relaciones de pareja. Si tienes pareja, piensa en cómo te sientes con ella. Si esa relación te hace sentir bien realmente o si estás sumergido o sumergida en ella por inercia; si tú eres quien quieres ser dentro de la relación. Si no tienes, valora si eso es algo voluntario o si verdaderamente te gustaría tenerla, y en ese caso, ¿estás haciendo algo para conseguirlo?

Familia. Valora cómo te hace sentir la relación con tu familia. Si crees que es tal y como tú quieres o si hay cosas que te gustaría cambiar. Si me lo permites, te diría que a la hora de valorar estas cuestiones, te dejes llevar más por las sensaciones que por lo racional. Cierra los ojos, piensa en el concepto en cuestión y observa qué sensaciones surgen.

Ocio. ¿Cómo vives tu tiempo de ocio? ¿Lo utilizas para escapar de todo lo demás o lo aprovechas y lo vives con intensidad? ¿Cómo te sientes con el uso que le das a ese tiempo?

Empleo. ¿Trabajas en lo que quieres trabajar? ¿Si tu niña o niño interior se pusiese frente a ti, estaría contento o te abandonaría en la primera esquina como has hecho tú con ella o él? ¿Te apetece hacer lo que haces? ¿Sientes que sirve para algo? ¿O pasas el tiempo pensando en que lleguen lo viernes y las vacaciones para olvidar la rutina de la semana?

Hogar. Piensa en la sensación que tienes cuando llegas a casa. ¿Encuentras un lugar cálido y acogedor donde descansar o te da la sensación de llegar a una jungla? ¿Intentas alargar lo máximo posible las actividades para no tener que volver? Si vives con alguien, ¿te sientes bien recibido cuando llegas?

Desarrollo personal. Aquí puedes valorar cómo crees que evoluciona tu vida. ¿Sientes que estás estancada y que nada cambia? ¿Qué cada año que pasa es prácticamente igual y que no hay una evolución en tu vida?

Amigos. Te sugiero que hagas una valoración, no tanto de la cantidad como de la calidad. ¿Tienes amigos de verdad con lo que puedes contar cuando lo necesitas? ¿Te sientes escuchada y apoyada?

Economía. Aquí puedes valorar cómo es tu economía en base a lo que tú necesitas. Igual ganas poco pero tienes mucho tiempo libre, y le das una puntuación alta. O igual ganas mucho, pero no te llega para comprarte una isla, que es tu sueño, y le das una puntuación baja. Como tú veas. También puedes valorar tu relación con el dinero.

Amor hacia uno mismo. ¿Cómo vas de amor por ti? ¿Te quieres? ¿Te aceptas? Si te pido que hagas ahora mismo una lista de 10 cosas estupendas que eres, ¿puedes hacerla?

Contribución a la sociedad. ¿Crees que estás aportando algo a la sociedad de alguna manera? ¿Es eso importante para ti?

Espiritualidad. El terreno espiritual no tiene por qué estar relacionado con la religión. Tiene que ver con mirar hacia dentro y valorar cómo estás viviendo tu vida. Si lo haces conforme a tus valores o te estás dejando llevar.

Bien, ahora que has puntuado los aspectos más importantes de tu vida, ¿qué puedes ver en el resultado? ¿Hay algún aspecto que te haya sorprendido? ¿Si lo comparas con la puntuación que le habías dado a tu vida en general, hay algo que te llame la atención? ¿Las puntuaciones están equilibradas o hay grandes diferencias entre ellas?

Y ahora empieza el juego. Imagínate que ha pasado un año desde hoy. Pero no ha sido un año cualquiera. Ha sido, sin lugar a dudas, el mejor año de tu vida. En este año todo te ha salido bien. Cada cosa que has intentado, ha tenido éxito.

Este ejercicio es más difícil de lo que puedas pensar, porque a veces, los miedos, los límites que nos ponemos, las falsas creencias, nos impiden siquiera imaginar aquello que deseamos.

Por ejemplo, si te pregunto qué ha pasado en el mejor año de tu vida en materia de empleo, puedes tener la tentación de decir que te has convertido en la jefa de la empresa. Eso es genial porque ahora ganas mucha pasta y nadie te manda. Pero ¿de verdad es eso lo mejor que te podía pasar en materia de empleo? ¿No era tu sueño bailar de la mañana a la noche? Quizás lo mejor que te podía pasar en materia de empleo es que te convirtieses en profesora de baile. No dejes que la realidad condicione este juego.

Vale, pues ponte manos a la obra y piensa qué ha pasado en cada uno de los aspectos que has valorado antes en este maravilloso año en el que todo ha salido bien y en el que has conseguido puntuar todo con un 10.

¿Qué ha pasado en materia de salud para que ahora pongas un 10? ¿Qué has hecho? ¿Cómo lo has hecho? ¿Qué ha cambiado?

Y en el ámbito de la pareja, ¿qué ha pasado para que ahora lo puntúes con un 10? ¿Qué has hecho tú para mejorar este aspecto? (No te hagas trampas diciendo que tu pareja ha cambiado y se ha convertido en un ser maravilloso. Esto va de que cambies tú).

Y en el amor por ti mismo, ¿qué ha pasado para que ahora tengas un 10? ¿Qué cambios has realizado? ¿Cómo lo has hecho?

Ve analizando cada uno de los aspectos, e intenta ser lo más concreto posible. Cómo has hecho cada cosa, qué ha tenido que pasar, qué has hecho tú para que eso pase, etc.

Cuando termines el ejercicio, tendrás un valioso regalo en tus manos; qué tienes que hacer para tener una vida de 10.

Bueno, ¿qué te ha parecido el ejercicio? ¿Has hecho algún descubrimiento? ¿Te has dado cuenta de la cantidad de cosas que dependen única y exclusivamente de ti a la hora de tener una vida con la que te sientas más a gusto? ¿Cuál va a ser tu primer paso hacia esa vida de 10?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s